¡Pentacampeón!, Hunters de Medellín se coronó campeón del Torneo Nacional de Tackle Masculino

El pasado domingo 10 de diciembre se disputó el partido más importante del fútbol americano nacional. La décima edición del Torneo Nacional de Tackle finalizó con el encuentro disputado por Pumas (Bogotá) y Hunters (Medellín), cada uno campeón de su respectiva conferencia.

El “Super Bowl Criollo” se disputó en la sede del equipo bogotano, La Casa Naranja, en La Fragua, Mosquera. En principio, el juego estaba programado para comenzar a las 10 a.m., pero debido a que la final del Torneo Femenino de Flag se extendió, los aficionados y jugadores tuvieron que esperar una hora más.

El sol fue el principal protagonista, acompañando tanto a los jugadores como a los fanáticos durante todo el juego.

Se podía notar el nerviosismo y las ansias de los jugadores previo al kick off del árbitro principal. Después de varios meses de competencia, viajes, lesiones y anotaciones increíbles, todo se definiría en la siguientes tres o cuatro horas.

Por quinto año consecutivo, ambos equipos protagonizaron una final más. El conjunto paisa llegaba con todas las ganas de conseguir la historia, mientras que los jugadores bogotanos sentían que por fin era su momento.

Después de realizar todos los actos protocolarios, revisar el uniforme de los jugadores, escoger quién realizaría la patada de inicio y el “show de entrada” de ambos equipos, el juez dio la orden para arrancar una final más.

Primer Cuarto
Hunters comenzó el juego despejando el balón. Después de un buen regreso por parte de un jugador de Pumas, inició el juego.

El partido comenzó muy trabado y parejo. La primera jugada importante sucedió en una intercepción que logró conseguir la línea defensiva del equipo paisa. Sin embargo, el equipo local inmediatamente respondió provocando un fumble, logrando recuperar el balón.

Después de algunas penalizaciones cometidas por la defensiva de Hunters, Pumas logró obtener una muy buena ubicación en el campo y seguir avanzando para tratar de conseguir la primera anotación del juego.

Luego de varias jugadas en serie, el equipo bogotano logró anotar el primer touchdown del juego, acarreando el balón. La patada del punto extra fue positiva y Pumas se puso 7-0 arriba desde el comienzo del juego.

No obstante, la línea ofensiva de Pumas realizó jugadas muy buenas de pase, pero algunas fueron invalidadas por varias decisiones polémicas del grupo arbitral.

Sin embargo, un pase largo muy bueno del mariscal de campo, número 12, del equipo paisa dejo a “los cazadores” en zona roja, concretando luego, con otro buen pase, el primer touchdown del equipo visitante. Así, el juego se igualó 7-7, después de realizar la patada del punto extra.

Segundo Cuarto
El segundo cuarto fue mucho más parejo que el primero. Ambas líneas defensivas estaban leyendo muy bien las jugadas de los conjuntos ofensivos. Tanto los coaches locales como los visitantes no dejaban de gritar y dar órdenes a sus jugadores.

Con el paso de los minutos, el equipo ofensivo de Pumas logró realizar buenos acarreos, debido a varias confusiones por parte de la línea defensiva del equipo de Hunters.

El conjunto bogotano tuvo la oportunidad de ponerse arriba en el marcador con un intento de gol de campo, pero lo fallaron. De inmediato, Hunters recuperó el balón y luego de una serie de buenas jugadas ofensivas, llamaron a medir con las cadenas para conseguir un primero y diez. Sin embargo, fue cuarto oportunidad y pulgadas. El entrenador del equipo paisa quiso jugársela en la última oportunidad, consiguiendo un nuevo primero y diez.

Mientras el equipo visitante avanzaba, se podía percibir un poco de nerviosismo por parte de la hinchada local, la cual por primera vez desde que arrancó el juego estuvo en silencio un tiempo. Hasta que la defensiva de Pumas respondió con un balón interceptado finalizando el segundo cuarto. El partido se fue al medio tiempo empatado con un marcador de 7-7.

Tercer Cuarto
Una vez finalizó la primera mitad, ambos equipos llamaron a sus jugadores y los reunieron para revisar lo que estaba sucediendo en el campo. Luego de la charla táctica y varias palabras motivacionales, el mensaje fue claro para cada equipo.

Por el lado de Pumas, la consigna fue: “vamos que podemos, hemos llegado hasta acá y podemos vencerlos. ¡Este es nuestro año!”. Mientras que, para el equipo visitante, el pensamiento era: “o ganamos, o ganamos ¿A qué vinimos? Vamos por la historia”.

Cargada de emociones arrancó la segunda mitad de la final. Pumas despejó el balón e inmediatamente el corredor de Hunters respondió con un muy buen regreso del balón.

Sin embargo, el partido empezó a tornarse un poco pausado y aburrido, debido a varias penalizaciones dudosas por parte de los árbitros. Tanto los jugadores de Pumas como Hunters no entendían muy bien qué era lo que sancionaban los árbitros, creando confusión en el juego.

La jugada más polémica del partido llegó cuando la línea defensiva de Hunters logró provocar un safety en la zona de anotación de Pumas. En principio, la jugada fue bastante polémica, al haber conducta antideportiva por parte de un jugador del equipo visitante. No obstante, luego de discutir la jugada, los árbitros sancionaron el safety válido, con el argumento que la falta había llegado después del pitazo final de la jugada.

De esta forma, Hunters se puso arriba en el marcador 7-9. El partido continuó su rumbo, pero ningún equipo lograba encontrar un espacio. No fue hasta un intento de gol de campo de casi cuarenta y dos yardas, que Pumas volvió a tener la oportunidad de anotar.

Sin embargo, penalizaron al equipo pateador en la jugada, mandándolos a repetir el gol de campo desde la yarda cuarenta y siete. Desafortunadamente para Pumas, el gol de campo no entró, pero una vez Hunters arrancó su ofensiva, interceptaron una vez más el pase.

El cuarto finalizó con algunas jugadas positivas que no terminaron valiendo, debido a varias penalizaciones sancionadas por los árbitros. Pumas tuvo otro intento de gol de campo, alrededor de la yarda cuarenta, pero casi termina siendo interceptado por el equipo local.

Último Cuarto
El cuarto final comenzó con la continuación de la última jugada del tercer cuarto. Hunters continuó con la serie ofensiva, logrando avanzar un gran número de yardas, debido a unos buenos pases aéreos. De esta forma, lograron llegar de nuevo a zona roja y anotar otro touchdown. Con el punto extra válido, el equipo de “los cazadores” se puso 7-16, aumentando su ventaja.

Pumas intentó responder rápido a la anotación de Hunters, pero terminaron perdiendo el balón. Hunters intentó, una vez más, aumentar la diferencia en el marcador, pero la línea defensiva se cerró muy bien y los obligo a despejar nuevamente el balón.

En este despeje, la pelota recuperada por Pumas casi termina en fumble a favor del equipo visitante. Sin embargo, un jugador del equipo local logró recuperarla.

Los minutos pasaban y la tensión subía cada vez más, muchos jugadores del equipo local sentían cómo se les escapaba un juego al cuál pudieron darle la vuelta.

El partido finalizó con otro balón suelto permitido por Pumas, dejando a Hunters con la última posición del partido. La línea ofensiva entró de nuevo al campo y con rodilla al suelo el juego terminó.

Después de cuatro horas y media de un intenso y parejo juego, Hunters de Medellín logró hacer historia en el fútbol americano nacional al lograr su quinto título en fila. Por otro lado, Pumas, sumó otro subcampeonato de manera consecutiva.

El vicepresidente de la FECOFA fue el encargado de realizar la premiación, entregando primero el trofeo al equipo femenino de Pumas por haber conquistado el segundo Torneo Nacional de Flag, y por último, coronando a Hunters como campeones por quinta ocasión consecutiva.

Luego de cuatro meses de competencia, el décimo Torneo Nacional de Tackle 2017 llegó a su fin. Grandes jugadas y muy buenos partidos se vivieron a lo largo de la temporada, que finalizó con el quinto título consecutivo de Hunters.

Te recomendamos...